miércoles, 3 de abril de 2019

VENEZUELA Y LOS PODEROSOS

En los últimos meses los grandes de este mundo aparecieron en el desgraciado territorio venezolano. No es que no estuvieran antes. Rusos y norteamericanos han estado desde hace años, los primeros como proveedores de armas a las FFAA de Venezuela y los segundos como compradores de petróleo venezolano. Y China como principal acreedor del Gobierno de Venezuela. A la hora de la muerte del Estado Venezolano cada uno de ellos hace valer sus fueros y aspira a un pedazo suculento o a la totalidad de la herencia 

El Gobierno Chavista de Venezuela encabezado por Maduro, ha terminado de cavar la tumba del Estado Venezolano. Antes Chávez estableció las políticas que lo arruinaron. La Oposición al Chavismo es culpable de presenciar largos años de erosión y destrucción de las instituciones actuando de manera irresoluta quizás porque buena parte de ella no estaba incómoda con el festín chavista. Los viejo políticos venezolanos contribuyeron con una corrupción casi endémica al surgimiento del Chavismo y sus elementales y trágicas políticas.

Pero hoy el Gobierno de Venezuela y la Oposición son culpables de una tremenda desgracia : la lucha entre las grandes potencias se ha trasladado al suelo americano. Venezuela que no enfrentó sus problemas oportunamente, es hoy como un perro famélico que se arrima a cualquiera que le muestre algo de cariño. Y ésto en momentos que la lucha se hace cada vez más grave entre Estados Unidos defensor de su primacía imperial, y Rusia y China que lideran una Eurasia que emerge como gran potencia y lucha por un mundo multipolar. En el plano militar Estados Unidos opera misiles desde Rumania y pronto lo hará desde Polonia, amenazando destruir la grandes ciudades rusas en pocos minutos. Pensar que Rusia dejará pasar la oportunidad de devolver la mano con bases en Venezuela es mucha ingenuidad. Para los rusos el perro hambriento y enfermo que es Venezuela, es hoy "miel sobre hojuelas"; por eso recién envió cien militares junto a carga desconocida y bajo la jefatura ni más ni menos, del Vice Comandante en Jefe del Ejército Ruso. Poco antes Rusia hizo aterrizar dos bombarderos estratégicos en Venezuela, de esos que cargan habitualmente bombas atómicas (en esta oportunidad viajaron sin ellas). 

China empeñada en ampliar su área de influencia que le puede ser muy necesaria si las negociaciones comerciales con EEUU no llegan a buen puerto, ha prestado a Venezuela cifras considerables no por ingenuidad, sino sabiendo que ante un incumplimiento en los pagos (más que probable) se hará de bienes o posiciones estratégicas que más que compensarán las pérdidas. Al igual que Rusia, China acaba de enviar a Venezuela un contingente de poco más de 100 soldados

Estados Unidos que pudo haber reaccionado mucho antes, miró impávido por años el desmoronamiento venezolano. Desde hace tiempo que es claro que el Chavismo no jugaba el juego político con guante blanco y qué valores que EEUU dice proteger (Libertad Política y Económica, Democracia, Estado de Derecho) no fueron  respetados por el Chavismo. Pero repentinamente Estados Unidos ha promovido la sublevación en contra de Maduro. ¿Es la consciencia de que la industria petrolera venezolana ya se ha arruinado irremisiblemente y que no amenazará el mercado petrolero del cual aprovechan entre otras, las empresas norteamericanas? ¿Será la incómoda señal de los bombarderos rusos en los cielos del Caribe? ¿Sentirá  molestia por la intromisión china en territorios que Estados Unidos considera su coto de caza privado? ¿Será que Estados Unidos ahora advierte que la emigración puede hacer imposible como lo ha sido en el caso cubano, la emergencia en el corto plazo de una Oposición eficaz? 

Lo cierto del caso es que hoy los actores en Venezuela son los "perros grandes" del mundo, no los "quiltritos" de nuestro Continente, por mucho que el inefable Presidente de Chile y su Ministro de Relaciones Exteriores quieran jugar sin ningún sentido del ridículo, a ser "líderes mundiales" aprovechando la coyuntura venezolana.

Difícil creer que ni rusos ni chinos sepan como resolver la crisis económica venezolana. Unos los rusos, han sido capaces de mantener una economía vigorosa a pesar de la infinitas sanciones norteamericanas. Otros, los chinos, mueven con éxito  la que hoy es la principal economía del mundo. Algo han de haber influido en el fin del régimen de cambios diferenciados que a la hora de las vírgenes necias decretó el Gobierno de Maduro: estúpido sistema que tantos sufrimientos causó en muchos países de Latino América y que en poco más de diez años hundió a Venezuela. China y Rusia hoy con autoridad de sobra en Venezuela, podrían mostrarle al mundo como se recupera un perro famélico. Serían suficientes las mismas recetas que emplean en sus territorios. 

Mientras tanto el Gobierno de Maduro parece jugar al modelo cubano. En vez de eliminar físicamente a las élites en la mejor tradición soviética, la emigración le debe parecer una solución adecuada. Los cubanos castristas consiguieron que muchos cubanos que podrían haber sido la columna vertebral de la oposición política, emigraran al paraíso que parecía ser Miami. Hoy Maduro permite que millones de venezolanos abandonen su país en búsqueda de mejores horizontes. Ya han salido entre tres y cuatro millones, cifra que en poco tiempo más se podría duplicar haciendo casi imposible que se constituya una oposición en la que participe la gente mejor preparada del país. La gran mayoría de ella estará pronto fuera de Venezuela. 

Qué la participación de China en el asunto venezolano va en serio es bastante evidente. No se puede creer que la principal potencia económica del mundo hoy se mueva livianamente. Los chinos saben que cualquier caminar para ellos acarrea consecuencias y no por nada han logrado en tan corto tiempo la ubicación que han alcanzado. Y Rusia ya se sabe que en materias militares no juega ni bluffea. Hace un año atrás Putin anunció las nuevas armas militares de Rusia que tiraron el tablero militar por los aires, dejando a Estados Unidos en posición más que incómoda; hoy a su fuerza militar Rusia ha sumado una "economía de guerra" que le permite despreciar olímpicamente las "sanciones" de Occidente. Más aún gracias al "tino" de la diplomacia norteamericana, chinos y rusos se han visto en la obligación de urdir una alianza militar y económica que empequeñece a Occidente.

Basta ver que quien comanda la delegación militar rusa a Venezuela es ni más ni menos que el Vice Comandante en Jefe del Ejército ruso para entender que el viaje caribeño de los soldados rusos no lleva trajes de baño en el equipaje ni apunta a largas sesiones playeras regadas con Ron y acompañadas de sabrosa música tropical.



Colonel General Vasily Tonkoshkurov, chief of the Main Staff of the Ground Forces - First Deputy Commander-in-Chief of the Land Forces of Russia

Los latinoamericanos "pedigueños" como siempre, quieren que sea otro el que saque las castañas del fuego venezolano, que las "manos del gato" las aporte Estados Unidos. "Wishful thinking". Hace tiempo que este país perdió la vocación de "policía del mundo" y no se presta para tener "boots on the ground", soldados que invadan un territorio extranjero. Las ensoñaciones también hacen pensar a los que desesperan del negro destino venezolano, en una acción militar brasileña y colombiana o una conjunta de ellos con Estados Unidos. Como si Brasil y Colombia fueran sólidos países  en circunstancias que Brasil debe salir antes de siquiera pensar en  aventuras militares, del pantano económico en que se halla, y Colombia por su lado, debe controlar el fantasma de una guerrilla que en cualquier momento resucita o que eventuales adversarios la podrían hacer resucitar en breve plazo. 

Mientras tanto Chile recibe miles de inmigrantes venezolanos que hoy se reparten por todo el territorio nacional y cuya capacidad, alegría y buena disposición los han hecho ser bien acogidos por la población local. 

             










lunes, 11 de marzo de 2019

A 30 AÑOS DE LAS UVAS “ENVENENADAS” POR ESTADOS UNIDOS: LA ADVERTENCIA DE RICARDO CLARO AL GOBIERNO DE CHILE



El destacado abogado y empresario  Ricardo Claro gran patriota y hombre valiente, advirtió al Gobierno de Chile del acto terrorista del Gobierno de USA,  11 días antes del embargo de la uva. 


El 12 de Marzo se cumplen 30 años del escándalo de las llamadas "uvas envenenadas" chilenas. La Universidad de Davis en California demostró que no existió el tal envenenamiento (cualquier químico recién graduado sabe  que por sus azúcares la uva no puede contener cianuro ya que al contacto con ellos se volatiliza instantáneamente). A pesar de ello las campañas comunicacionales tiraron una densa cortina de humo que confundió a la opinión pública mundial e incluso a la chilena. Basta leer  Wikipedia para apreciar la desinformación que existe al respecto.

Puedo dar fe que el Presidente del Instituto Chileno Norteamericano de Cultura de la época, destacado abogado (socio principal de Claro y Compañía) y gran empresario (Presidente de la Compañía Sudamericana de Vapores en ese entonces y vinculado en forma importante con otras grandes empresas chilenas) Don Ricardo Claro Valdés (QEPD) advirtió  al Ministro del Interior de la época Carlos Cáceres, 11 DIAS ANTES DE LA PARALIZACION DE LAS IMPORTACIONES DE UVA CHILENA EN ESTADOS UNIDOS,  QUE EL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS ATACARÍA VIOLENTAMENTE EL INGRESO A SU PAÍS DE LAS UVAS CHILENAS

Dos o tres días después del anuncio oficial de las autoridades de Estados Unidos de la suspensión  de la importación de uva chilena, el Presidente del Instituto Chileno Norteamericano apareció en televisión frente al público chileno reiterando lo que había advertido días antes al Gobierno de Chile y culpó a funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en Santiago de ser los autores de la conspiración terrorista contra la fruta chilena. Por su denuncia Ricardo Claro fue tildado de fantasioso.

Estados Unidos adoptó la paralización cuando inspectores en el Puerto de Philadelphia "encontraron" dos granos de uvas "contaminados" (?) con cianuro en medio de los 250.000.000 de granos que transportaba el barco al que aludían presuntas llamadas anónimas que habrían informado de la acción terrorista a la Embajada de Estados Unidos en Santiago. 


Diversas circunstancias  hacían inevitable que yo estuviese en el ojo del huracán de lo que vendría: Dirigente de Frupac SA una de las principales compañías exportadora de frutas de Chile, Director de la Asociación de Exportadores de Chile, cercano a quien era Ministro del Interior de la época, Carlos Cáceres (fui uno de sus alumnos) y a Ricardo Claro. Frupac importaba y distribuía sus frutas en Estados Unidos a través de Frupac International, cuyo personal directivo estaba conformado en su mayoría por destacados profesionales chilenos y contaba con una asesoría legal a cargo de una de las principales firma de abogados de la ciudad de Philadelphia: Peppers Hamilton and Sheetz. En Chile Frupac se destacaba por un equipo de ingenieros químicos encargado de desarrollar investigaciones técnicas sobre diversos aspectos de la fruta de exportación. Profesionales chilenos, excelente asesoría legal en Estados Unidos y el apoyo de químicos chilenos le permitieron reaccionar inmediatamente antes las autoridades norteamericanas cuando se paralizaron las importaciones de uva.


LA ADVERTENCIA


El jueves 2 de Marzo de 1989 almorzaba junto a mi familia y mi padre en un lugar público en Santiago cuando se acercó a nuestra mesa Ricardo Claro. Antes de retirarse me llamó a un lado y me transmitió que necesitaba hablar urgentemente con el Ministro del Interior de la época Carlos Cáceres, para advertirle que el Gobierno de Estados Unidos atacaría violentamente las exportaciones de uva de Chile. Me pidió que se lo transmitiera al Ministro Cáceres. Esa misma tarde cumplí con su encargo 

Fui testigo entonces de como Ricardo Claro,  Presidente del Instituto Chileno Norteamericano de Cultura, hombre de confianza de la Embajada de Estados Unidos en Chile, denunció la conspiración terrorista que EMPRENDERIA ESTADOS UNIDOS DIEZ DÍAS ANTES QUE SE LLEVARA A CABO.

Al día siguiente de la conversación con Ricardo Claro, el Viernes 3 de Marzo el personal en el puerto de Philadelphia informó a la oficina de Frupac en Santiago que a mediodía las autoridades habían ordenado la paralización de las importaciones de fruta de Chile. Pocas horas después se informó que habían anulado la orden y que las importaciones de fruta de Chile continuaban normalmente. El día anterior el Gobierno de Chile había recibido la advertencia de Ricardo Claro. ¿Se desarrolló en esas cuatros horas una negociación entre el Gobierno de Chile y el de Estados Unidos? ¿Por qué Estados Unidos suspendió y reinició la importación de uvas chilenas?

Nuevamente se restableció la suspensión de la importación el Viernes 10, ya no por cuatro horas. Ésta vez la suspensión fue indefinida y se oficializó el lunes 12 de Marzo con la aparición del Jefe del Food and Drug en los Medios de Comunicación de Estados Unidos anunciando que se había encontrado uva chilena envenenada aunque en dosis que no enfermarían a un niño. Simultáneamente todos los aliados más cercanos a Estados Unidos procedieron a suspender la importación de uva chilena: Japón, Canadá, Arabia Saudita…  ¡hasta Bolivia! (¿Qué velas llevaban los bolivianos en este entierro si no eran compradores de uva chilena?).

El 21 de Marzo se reanudó la importación de uvas chilenas en Estados Unidos después de 11 días de suspensión, precisamente los días de mayor oferta de la temporada. Se calculó en su momento la pérdida del sector exportador chileno en US$ 330.000.000 equivalentes a cerca de US$ 700.000.000 de hoy. Si se considera que en los últimos treinta años la economía chilena se ha multiplicado por cinco, la bomba que dejó caer Estados Unidos produjo un daño en la economía chilena que hoy sería equivalente a un perjuicio de  US$ 3500 millones. 

Ricardo Claro continuó preocupado de defender los intereses chilenos. Sus valiosos contactos internacionales permitieron que la Asociación de Exportadores pudiese contar con la asistencia de la firma legal Sherman Sterling en Washington DC para muchas de las gestiones que fue necesario realizar con las autoridades norteamericanas. Por otra parte continuó denunciando al Gobierno de Estados Unidos como el  terrorista causante del problema de la uva chilena. 

Conocí directamente de una de estas denuncias cuando me pidió lo acompañara a la Embajada de Estados Unidos a una reunión con el Senador Richard Lugar, en ese entonces Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, una de las autoridades más importantes de su país. Esto fue dos o tres años después del embargo a la uva chilena. Para nuestra sorpresa el Embajador Gillespie a cargo de la Embajada que Ricardo Claro culpaba del acto terrorista que paralizó la importación de uvas chilenas, se subió al ascensor que nos llevaba solos al piso donde nos reuniríamos con el Senador Lugar. A pesar que el Embajador y Ricardo Claro se conocían, no se saludaron y se mantuvieron en silencio, impertérritos. El Embajador se bajó un piso antes de llegar a nuestro destino. Después de una breve espera entramos a la reunión que se suponía privada con el Senador Lugar y ¡oh sorpresa! nuevamente apareció el Embajador Gillespie. Ricardo Claro nuevamente lo ignoró y comenzó su explicación al senador Lugar sobre lo sucedido acusando a la Embajada en Santiago del acto terrorista, apuntando con el dedo al Embajador como jefe de los terroristas. El Embajador se mantuvo en silencio y durante toda la reunión no abrió su boca. Después que Ricardo Claro que por años fue una persona de confianza de la Embajada de Estados Unidos, terminó su denuncia ante el Senador Lugar, nos retiramos ignorando como en toda la reunión, la presencia de Gillespie.

Ricardo Claro tuvo respecto a las uvas envenenadas siempre una sola línea  hasta su muerte: El Gobierno de Estados Unidos fue el terrorista y el causante del grave daño a la exportación de frutas de Chile. Lo advirtió diez días antes del embargo, lo dijo en la televisión chilena durante el embargo y lo mantuvo cuando vino a Chile el Senador Lugar.  

La advertencia temprana de Ricardo Claro debe haber ayudado al Gobierno de Chile a buscar fórmulas adecuadas para temperar el daño que se le venía encima al país. Mal que mal Ricardo Claro no era un cualquiera sino una persona habitualmente bien informada, con excelentes vinculaciones en el extranjero y en particular en Estados Unidos, y por su cargo como Presidente del Instituto Chileno Norteamericano muy cercano a la Embajada de Estados Unidos. Si bien durante varios años al comienzo del Gobierno Militar lo apoyó con entusiasmo, en 1989 mantenía una relación distante con él. 

Las declaraciones de Ricardo Claro y su advertencia al Gobierno de Chile que ayudé a transmitir, y la reiteración de su acusación a la Embajada de Estados Unidos ante el Senador Lugar, ayudaron a orientar las actuaciones en medio de la crisis tanto de la Asociación de Exportadores como de las empresas exportadoras de fruta de Chile. 

sábado, 1 de septiembre de 2018

Siria: ¿De la Guerra de Imágenes a la Guerra de los Misiles?


Pronto comenzará la ofensiva contra los terroristas rebeldes que están en Idib, Siria, la que debiera ser la última gran batalla de la Guerra que USA-Israel promovieron en Siria hace ya 7 años y que tantos sufrimientos ha causado al pueblo sirio. 

Se ha denunciado por el Gobierno Sirio y por Rusia en todos los tonos y en diversos foros que los rebeldes-terroristas preparan un "false flag", un atentado falso con armas químicas que daría pie a un ataque de EEUU a Siria a cuyo Gobierno se culparía del atentado (Un truco ya repetido por Occidente). Rusos y sirios han dicho que rechazarán el ataque de EEUU con todas sus fuerzas. Sería esta situación una repetición del episodio grotesco de Agosto del 2013 que no llegó a mayores porque Rusia situó 14 barcos en el Mediterráneo para proteger a Siria del ataque con misiles de USA. Obama en ese entonces retrocedió y el Parlamento inglés en un gesto inédito le prohibió a su Primer MInistro Cameron el principal aliado de EEUU, que interviniera. 

El falso atentado químico podría ser el comienzo de un ataque Occidental a Irán tratando de involucrar a Rusia. Occidente se ha descuadrado en la guerra comunicacional y de sanciones en contra de Rusia; la ha llevado mucho más allá de la campaña normal que usa habitualmente. Por algo el Primer Ministro ruso dijo en esta oportunidad que las acciones occidentales eran una abierta declaración de guerra. 

Es desvergonzada y ridícula la forma en que EEUU busca hacerle la vida imposible a Rusia con sanciones apoyadas en falsedades. Buscan recuperar una autoridad imperial que EEUU, jugando solo como "potencia excepcional", ha perdido.

Cómo trasfondo a lo que sucede y que no hay que perder de vista, está la grave crisis social de EEUU y su terriblemente precaria situación financiera que lo llevan a dar palos de ciego por todos lados.

China y Rusia no van a dejar caer a Irán, un puntal en el sistema defensivo de ambos países, ni tampoco a Siria donde después de una larga campaña el país está al borde de conseguir la paz.

Debemos entender de una vez por todas que el GRAN TERRORISTA del mundo actual es y ha sido EEUU, un elefante  en medio de la delicada cristalería que es la realidad humana. No ha vacilado en asesinar sin misericordia a numerosas poblaciones  desde la Segunda Guerra Mundial. La reciente muerte del tristemente famoso terrorista Posadas Carriles agente de la CIA y protegido por USA hasta su muerte, quien dejara en herencia en Chile a Michael Townley  a quien reclutó y que tan desgraciadas intervenciones tuvo entre otras el asesinato de Orlando Letelier en el centro de Washington DC, debiera servir de recordatorio a Chile o al menos a sus Fuerzas Armadas, de como juega sus cartas la "Nación Excepcional".

Con su movilización de fuerzas militares en Siria Rusia obedece al viejo dicho: "Si quieres la paz prepárate para la guerra", esta vez apoyada por sus nuevas armas que han roto el equilibrio estratégico con USA.

El frente Occidental está lejos de ser monolítico. Los europeos han manifestado sus desacuerdos con USA. Macron parece querer revivir la vieja política de independencia propiciada por De Gaulle. Merkel por su parte, se reunió recientemente por tres horas con Putin, algo muy poco usual.

USA tendrá que apretar el gatillo y ser nuevamente el agresor. A la hora de los "que hubo" con adversarios decididos al frente, siempre ha retrocedido. Chinos y rusos saben que a USA hay que enfrentarlo con decisión y con señales claras que ellos defenderán sus posiciones con todas sus fuerzas.

Por algo vino a Chile y recorre el mundo ese viejo zorro el "Mad Dog", el Perro Loco como lo apodaban sus subordinados, el actual Secretario de Defensa de EEUU, el General Mattis. Al Presidente Piñera después de la visita casi confidencial de Mattis le dieron las entendederas solo para recitar la estúpida lección que aprendió en los 60 sobre la superioridad moral de USA y Occidente. De la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Chile no se ha oído ni pío sobre esta extraña visita. El ex Presidente Lagos aún con sobresueldos de por medio, cuidó de no embarcar a Chile en el crimen monstruoso y mentiroso que fue la guerra de Irak. Con el Harvard Boy que hoy gobierna a Chile es posible que Chile ya haya comprometido al menos su apoyo moral a las contorsiones finales de un Imperio que se derrumba

viernes, 17 de agosto de 2018

MATTIS EN CHILE: ENTRE GALLOS Y MEDIANOCHE

Apareció ayer  en Chile intempestivamente el Ministro de Defensa de USA, el General Mattis. En el que parece ser el Gobierno de las FFAA de Estados Unidos (A Trump lo rodea un círculo de hierro militar), Mattis podría ser el poder detrás del trono. ¿A qué vino a este último rincón del mundo que es Chile?

Visita cuasi secreta la del General. Casi ninguna información sobre ella el día de su llegada. Al día siguiente reunión con el Presidente Piñera y  el Ministro de Defensa Espina. 

La visita de Mattis no presagia nada bueno en un momento que en USA arrecia la campaña contra Irán. ¿Vendrá el ataque de Estados Unidos a Irán? ¿A Corea del Norte? Un personaje de la envergadura de Mattis no se moviliza por "bolitas de dulce". Como el poder militar chileno es adecuado solo para el ambiente regional e insignificante a escala mundial, Mattis posiblemente ha de querer un apoyo moral de países latinoamericanos para sumar a una coalición que no satisface ya a muchos de sus antiguos aliados. Aunque sea lamentable, es difícil pensar que el Presidente Piñera  va a tener la dignidad y la independencia de su antecesor  Ricardo Lagos, para rechazar las solicitaciones del visitante. El ex Presidente Lagos en cambio, a pesar de las presiones de Bush Jr no aceptó meter a Chile en lo que fue el ataque mentiroso y canalla a Iraq.

Estados Unidos ya perdió la buena disposición que el mundo le tuvo después del 11 de Septiembre del 2001. Ahora hay varios que no aceptan como tutor a la que se auto proclama Nación Excepcional. Corea e Irán tienen padrinos que difícilmente se quedarán quietos mientras destruyen a sus ahijados. Y todo esto en el marco de una superioridad estratégica de Rusia después que su Gobierno informara en Marzo recién pasado las nuevas armas que hacen obsoleto buena parte del armamento de USA. 

Agrava el panorama el anuncio del Ejecutivo y del Congreso de Estados Unidos de nuevas sanciones a Rusia fundadas en acusaciones falsas y absurdas. Pareciera que Estados Unidos quiere morder en su desesperación de perder el poder. No en vano llaman al General que nos visitó Mad Dog, Perro Loco.

viernes, 16 de marzo de 2018

El espía envenenado y el mundial de fútbol en Rusia

En 1962 Jorge Rojas recientemente fallecido, compuso El Rock del Mundial para celebrar el campeonato de fútbol que ese año se jugó en Chile. Su canción que fue inmensamente popular con los chilenos, caracterizaba como “una fiesta universal” al mundial por venir.
Cincuenta y seis años más tarde es el turno del Mundial de Rusia. No será una “fiesta universal” porque en Occidente todo lo que huela a ruso tiene una connotación satánica. A  Vladimir Putin que sin duda estará al menos en la inauguración del Mundial, se lo presenta como la encarnación de una creatura diabólica con poderes sobrenaturales. ¡Occidente vive buscando pajas en el ojo ruso! Saturado de egocentrismo, no quiere ver las muchas vigas en el ojo propio.

El Campeonato Mundial de Fútbol del 2018

¡Cuánta agua ha pasado bajo los puentes del fútbol en estos cincuenta y seis años! Un campeonato mundial ya no es la competencia casi ingenua que se desarrolló en Chile. Hoy los mundiales son antes que nada un medio para comunicar, gracias en buena medida a la televisión y a las comunicaciones globales.  Hablar del Campeonato del 2018 como una “fiesta universal” no es un simple decir como lo fue en 1962, porque  los Medios ahora la pueden hacer efectivamente universal. Esta realidad abrió los apetitos de los Gobiernos que han encontrado una manera efectiva de llegar a audiencias en todo el planeta.
No por nada los rusos han gastado en la preparación del próximo gran evento del fútbol decenas de miles de millones de dólares. Quieren presentarle al mundo la que ellos consideran la cara real de su país, distorsionada como lo puede advertir  cualquier persona conocedora de Rusia, a más no poder por los Medios Occidentales. Es entendible entonces que el Gobierno Ruso se haya interesado por tener a su país como sede del Mundial. Las imágenes que los Medios llevarán hasta los últimos rincones de nuestro planeta serán eficaces para desvirtuar buena parte de la campaña anti rusa de Occidente. Pero es ingenuo creer que la contraofensiva comunicacional de Rusia a través de las imágenes del Mundial, no encontrará obstáculos en el camino.
Ya se tiene el precedente de los Juegos de Invierno del 2014 en Sochi, Rusia: al momento de ellos en Febrero de ese año, se precipitó la crisis política de Ucrania y el cambio de Gobierno de este país. Las imágenes de Ucrania con Rusia como malvado, se sobrepusieron a las imágenes de los Juegos de Invierno y anularon o al menos empañaron buena parte del  efecto favorable que ellos habían logrado para Rusia.

La Campaña de los Medios Occidentales para destruir a Rusia 

Casi a diario en forma majadera una Campaña universal y masiva intenta asesinar la imagen de Rusia. La asocian como les gusta a los publicistas, a una persona: “Vladimir Putin”. Difícil cuantificar lo que gasta Occidente  en esta campaña, un arma clave en la guerra soterrada en contra de Rusia. Son miles en todo el mundo los  periodistas, Medios, analistas, políticos y académicos, que repiten las consignas de la Campaña. La gran mayoría de ellos nunca han puesto un pie en Rusia, lo que no es obstáculo para que opinen y digan cuanta brutalidad se les pasa por la cabeza a los “creativos” de la Campaña. Por supuesto ella resulta más económica que una guerra  militar y además con muy pocas víctimas fatales. Algunas de éstas sin embargo son necesarias para hacerla verosímil, un “daño colateral” menor. Así se logran tintes trágicos en la imagen que se comunica de Rusia.

El Caso Skripal

Todo lo anterior viene a colación porque a partir del 7 de Marzo los Medios Occidentales han comenzado con una nueva cueca en la que los británicos llevan el pandero: el intento de asesinato de Sergei Skripal, ruso,  ex agente de la inteligencia militar de su país, que fue condenado en Rusia el 2006 por alta traición a trece años de cárcel. Salió al exilio en un canje de espías entre Estados Unidos y Rusia el 2010. Curiosísimo: ¡un ex agente ruso protegido por Estados Unidos que negoció por su libertad! No habrá sido sin embargo tan importante el personaje si lo rusos estuvieron dispuestos a canjearlo y liberarlo de la cárcel rusa
En Salisbury, Reino Unido, donde reside, Skripal fue víctima de un atentado junto a su hija en el que se habría empleado un gas


misterioso y  potente que lo envenenó y que lo ha tenido al borde Sergei y Yulia Skripal
de la muerte. Lo raro es que Skripal no haya muerto inmediatamente tras el atentado porque por lo que dicen los ingleses, el  gas era extremadamente tóxico. Por esto muchos piensan que si se usó gas, es uno diferente al que se menciona en las explicaciones oficiales.
El diario El Mercurio mostró inmediatamente la hilacha de una campaña mediática: de las dos páginas y media que dedicó el 7 de Marzo a las noticias internacionales (no las latinoamericanas), casi una la dedica a este caso. El día siguiente más de la mitad de la única página con noticias internacionales trata el caso Skripal como si la suerte del mundo dependiera de esta patraña. Mucha atención para un asesinato raro sí, pero uno de los miles que ocurren todo los días.
Escribió El Mercurio: “La venganza que tarda, pero inevitablemente llega…” y vinculó el caso Skripal con el asesinato en cámara lenta de otro ex espía ruso en Londres el 2006: el bullado caso de Litvinenko en que la campaña mediática culpó a Rusia de la muerte por contaminación con Polonio radioactivo (Nunca se comprobó la culpabilidad rusa). Como guardándose las espaldas dice el periodista autor del reportaje del Mercurio: “Todavía se trata de conjeturas” y a continuación informa que ya saltó a la palestra el Ministro inglés de Relaciones Exteriores Johnson anunciando las penas del infierno “si se descubre que otra nación estuvo detrás del presunto envenenamiento”. Urbi et orbi proclama después a los gobiernos del mundo que el hecho no quedará impune  añadiendo “No sabemos con exactitud que ha ocurrido en Salibury, pero si es tan malo como parece, es uno más en la letanía de crímenes que podemos dejar en la puerta de Rusia” 

Skripal en sus buenos tiempos
 ¿Cómo supo Johnson tan rápidamente que este crimen había que dejarlo en la puerta de Rusia? ¿Cómo supo que el atentado no era producto de una venganza pasional ni de un vecino hastiado de los ladridos del perro de Skripal, ni de un deudor que estimó útil desterrar de este mundo a su acreedor, ni de…, ni de… ?
Antes de apuntar a Rusia a las pocas horas de sucedido el hecho, el Ministro encargado de las Relaciones Internacionales del Reino Unido por un mínimo de prudencia debió haber esperado las conclusiones de la policía y de los Tribunales de Justicia de su país. Pero no. Debía endilgar a los ciudadanos “del mundo libre” a culpar a Rusia con uno de esos veredictos precipitados, llenos de pasión y rencor de la “justicia popular”. ¡La seriedad inglesa anda por ahí con algunas de la Región Latinoamericana!

Boris Johnson. Un irresponsable a cargo de las Relaciones Exteriores del Reino Unido
Boris Johnson hace recordar a Kerry el Secretario de Estado mentiroso del Gobierno de Obama, que culpó a Rusia a menos de veinticuatro horas del derribo del avión de la Malasya Airlines en Ucrania con “información irrebatible” que después nunca apareció, y que quiso atacar con misiles a la Siria de Bashar Al Assad como culpable del uso de armas químicas contra su propia gente, en circunstancias que el Director de Inteligencia Nacional de Estado Unidos James Clapper advirtió a Obama con el dedo ya en el gatillo, que carecía de pruebas concluyentes para semejante acusación. Fue tan mentirosa la campaña occidental con Kerry a la cabeza en contra de Siria que el Parlamento inglés le prohibió al Primer Ministro inglés de la época, el rubicundo Cameron, participar en el ataque que preparaba Obama.
La próxima muerte de Skripal si llega, será para los Medios Occidentales en cámara lenta, víctima de un envenenamiento con dolores infernales tramado por Vladimir Putin,  instruido en su paso por la KGB en las peores torturas que trajeron a su país lo mongoles. Dará tiempo a muchas informaciones y editoriales de periódicos y a reportajes televisivos durante largos días que tirarán un manto de duda sobre los actuales dirigentes rusos. Ideal para una campaña de destrucción de imagen.
Espías rusos, gases venenosos, Reino Unido, fotos truculentas, asesinatos, atentados…  Si no fuera porque hay dos presuntas víctimas al borde de la muerte, el espectáculo Skripal sería un chiste repetido propio del notable humor inglés.

¿Culpas del Gobierno de Rusia? ¿Estupidez y Locura?

Culpar ahora al Gobierno ruso de un intento de asesinato de su antiguo espía, es achacarle máxima estupidez. ¡Un Gobierno que acaba de develar las nuevas armas que dice pone a Rusia por delante de Estados Unidos y que hacen inútil la red de misiles norteamericanos que cercan el territorio ruso! ¡Un Gobierno atento a las vicisitudes de la Guerra en Siria donde tiene comprometidas importantes fuerzas militares!  No parece lógico que se distraiga con un espía gordiflón retirado en una apacible ciudad inglesa. (Lo único que no tiene de apacible es la cercanía – quince kilómetros- con el Centro que investiga y desarrolla las Armas Químicas inglesas).
Un insulto a la inteligencia de Rusia asumir que está preocupada de uno de sus antiguos espías que incluyó en un canje con Occidente; si  hubiese sido muy importante desde el punto de vista ruso estaría hasta hoy y posiblemente hasta su muerte, en una cárcel rusa.
Los dirigentes del Gobierno Ruso tendrían que estar totalmente dementes para intentar asesinar a un ciudadano ruso en una plaza pública inglesa a plena luz del día, a solo tres meses del Mundial de Fútbol que ellos esperan sirva para mejorar la imagen de Rusia.
No se puede descartar que Occidente mantuviera a Skripal como quien engorda un chanchito para sacrificarlo en un momento propicio. ¿Y qué mejor que un intento de darle muerte a pocos días del comienzo del Mundial para enturbiar la imagen de los odiados rusos? Si hay sospechosos en este crimen aunque duela decirlo, son los dirigentes de Occidente. Fríamente el atentado contra Skripal sirve y mucho, en la campaña en la que está empeñado Occidente en contra de Rusia. A ésta en cambio el atentado sin duda le crea muchas complicaciones.

Un Ejemplo de Campaña de los Creativos Occidentales: el Estado Islámico

No hay que menospreciar la capacidad de los creativos de la campaña de Medios Occidentales. Tuvieron una actuación soberbia cuando presentaron al mundo el Estado Islámico: ¡Inolvidable la imagen del verdugo enmascarado a punto de degollar al ingenuo periodista norteamericano vestido de color naranja en las arenas del desierto sirio!


Pero “como todo en esta vida se sabe sin siquiera averiguar” antes del estreno en sociedad del Estado Islámico el 2012, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN habían apoyado con entusiasmo la formación de él.
Los países de la OTAN  presentaron al Estado Islámico ¡su creatura! en una campaña mediática sin parangón como el gran Cuco terrorista para los países de Occidente. Hasta de eso fueron capaces los “creativos” occidentales. Hoy en el Caso Skripal han calcado el caso Litvinenko: ex agentes rusos que viven en Inglaterra, venenos desconocidos, muertes paulatinas y muy dolorosas.   Así la telenovela  que tejieron los “creativos occidentales” con Skripal  le parecerá conocida al público y por eso será más fácil culpar a Rusia. Todavía produce dividendos la muerte de Litvinenko.
Una ironía de este nuevo caso.  Lo impulsan muy seriamente los líderes occidentales autores ellos mismos de tantas “Fake News” patrañas en buen castellano (La Trama Rusa y el Caso Steele son notables ejemplos recientes), mientras se entretienen denunciando las Fake News de las redes sociales. Ellos,  los continuadores de los que engañaron al mundo con “las armas de destrucción masivas” de Iraq.

Skripal, el Primer Gol del Mundial

Con el caso Skripal Occidente abrió el fuego en la batalla para contrarrestar el efecto benéfico del Mundial de Fútbol (y también para deslegitimar la próxima reelección de Putin ahora en Marzo).
Veremos en las próximas semanas muchas historias truculentas para distraer la atención y también más de alguna acción bélica potente: Ucrania, Siria, Irán… ¡Chi lo sa!
¡Hay que empañar el Mundial de Fútbol de Rusia! No puede ser posible que la gente entienda que Rusia es un país hermoso, poblado de seres humanos y no de marcianos despiadados, seres humanos que sufren, viven y esperan como en todas las latitudes de nuestro planeta.
Una verdadera desgracia que los mundiales de fútbol se hayan instrumentalizado y no sean ya la “fiesta universal” que cantaba en 1962 Jorge Rojas.

sábado, 3 de marzo de 2018

Venezuela ¿sin salida?

Casi 20 años de Régimen Chavista podrían terminar en la destrucción del Estado de Venezuela. En apariencias trató de beneficiar a los sectores más populares con políticas intervencionistas y discriminatorias. Usó para ello un instrumental propio de las cavernas de la economía, “políticas populistas” que tarde o temprano hacen que las economías tropiecen. En algunos casos con consecuencias fatales.

Las Sirenas Populistas

Enfrentados a dificultades los teóricos populistas suelen aplicar más de lo mismo: más intervención, más discriminación, más proteccionismo. Hasta que los países comienzan a caerse a pedazos. En ese punto a veces surgen mayorías con realismo y sentido común que endilgan a sus países por nuevos rumbos y que aceptan una cuota de sacrificios para retornar a la normalidad económica y así enterrar las políticas “geniales” de los teóricos populistas. Si estas mayorías persisten en su empeño es posible que logren llevar a sus países por la senda del progreso después de los años perdidos y peor, de generaciones perdidas por los arrebatos de los “populistas”. Venezuela podría haber sido uno más del piño de ilusos que se encandilan con soluciones económicas fáciles que aparentemente persiguen “la justicia social” y que más tarde o más temprano regresan a la cordura.

La Maldición del Petróleo

Pero en Venezuela hay un ingrediente que hace que la crisis populista pueda ser sin retorno y destruir al país: EL PETRÓLEO, del cual hay mucho, tanto como que en su subsuelo están las mayores reservas probadas del mundo. Fue la fuente del ingreso de los venezolanos desde los años 40 y catapultó al país a una prosperidad que lo situó en un lugar envidiable en el mediocre ambiente latinoamericano. Pero pasó con Venezuela y su petróleo lo que sucede cuando se vive de riquezas “fáciles”, las que no se ganan con el propio esfuerzo: se dilapidan generando un clima de corrupción y de “inmoralidad” que corroe y debilita las fundaciones sobre las cuales se asienta el Estado. Al comienzo no fue evidente pero a poco andar el abuso de la riqueza del petróleo fue “notable”. Siendo visible la sociedad venezolana no hizo nada por disciplinarse y en manos de uno u de otros, continuó la farra. Llegó finalmente el Chavismo al poder en 1999 para corregir la salida de madre de los venezolanos, ciudadanos y políticos. Pero el remedio chavista probó ser peor que la enfermedad.
Ser un país petrolero hoy no es nada fácil, y más aún, si está enfermo como es el caso de Venezuela. Son muchos los interesados en darle el golpe de gracia a un petrolero debilitado para de esa manera reducir la oferta en un mercado sobre abastecido.

El Realismo Mágico en Acción

El Chavismo intensificó las arbitrariedades y discriminaciones, el proteccionismo y las políticas asistencialistas. Ya el 2005 el Gobierno emitía licencias de importación que autorizaban importaciones con dólares a un tercio del valor que se transaba la divisa en el mercado libre. Dio lugar a una chuña de sobrefacturaciones que permitía liquidar posteriormente los valores fraudulentos a un tipo de cambio tres veces más alto que él que se había pagado por ellos. ¿Cuánto habrán cobrado los funcionarios que emitían las licencia de importación? Ese año ya era claro que Chávez creaba una casta dorada con militares afines que ocuparon cargos de alta responsabilidad en la administración del Estado. Surgió así una nobleza militar que explica el apoyo hasta hoy de las Fuerzas Armadas al Régimen Chavista. Fue una década (2004 al 2014) en que el petróleo pagaba todas las excentricidades de los gobernantes.

El Petróleo No Es la Panacea

Pero en la vida humana no hay fiesta que dure cien años. El petróleo comenzó su racha alcista el 2003 (Invasión de Iraq) y alcanzó valores en torno a los US$100 el barril, para caer a fines del 2014 y llegar a un precio en torno a los US$40-50 el 2015, el 2016 y el 2017. Lo suficiente para producir una hecatombe en las Finanzas Públicas de Venezuela y en la economía del país alimentada en un 90% de sus exportaciones con las exportaciones petroleras.
Para añadir desgracias la industria petrolera no escapó a los embates de la crisis del país y como consecuencia en los últimos dos años la producción petrolera de Venezuela ha caído a la mitad. Con mitad de precio y mitad de producción no es difícil explicarse la catástrofe que se vive en Venezuela acostumbrada por más de sesenta años a la “plata fácil” de los ingresos del petróleo.

Una Recuperación Casi Imposible

Venezuela podría comenzar si los ciudadanos se lo proponen, los dioses lo permiten, y el diablo se desentiende, una lenta, dura y sacrificada recuperación de varios años, semejante a la de otros países que han sido arrastrados por la vorágine populista. Pero y este es un gran PERO, solo si logra reconstituir sus ingresos petroleros pues de otro modo tendrá que enfrentar la creación y desarrollo de un sector exportador que reemplace al petróleo, tarea que en el mejor de los casos es lenta y casi imposible para un país que ha llegado a los extremos en que se debate Venezuela que muy poco sabe de exportaciones y de mercados internacionales. ¡Mucho tendrán que rezar lo venezolanos para pedir un milagro que los saque del brete en que se metieron!

Un Mundo de Coyotes

En la recuperación de su industria petrolera Venezuela no se manda sola. Ella es parte de un club de coyotes, la OPEC, que agrupa a los productores y que acuerda cuotas de producción para sus socios. Y sucede que este club se atiene al dicho “quien se fue para la villa perdió su silla”, quien se ausenta de producir pierde sus derechos. Política comprensible en un mercado que se alimenta de los acuerdos de no producir y de las sanciones, formales en algunos casos (Irán sancionado) o informales (Libia e Iraq destrozados por guerras que les impiden desarrollar su potencial productivo y Nigeria víctima de acciones de “rebeldes” que coartan su capacidad exportadora).

Los venezolanos entonces han sido socios de este mundo de coyotes que ha vivido de engañar al mundo con una supuesta “escasez” de petróleo en circunstancias que ella se sustenta en restricciones de producción para los coyotes y en sacar del mercado a quienes son grandes productores potenciales.
Para complicar gravemente la situación de los coyotes, Estados Unidos que al 2005 había perdido la mitad de su producción tradicional de petróleo, comienza alrededor del 2010 a desarrollar el “shale oil” (se obtiene por una nueva forma de extraer el petróleo) y recupera a fines del 2017 sus producciones tradicionales. Con la inventiva, capacidad empresarial y recursos de las empresas norteamericanas pronto Estados Unidos se autoabastecerá de petróleo siempre y cuando lo precios se mantengan en niveles razonables (¿US$40-50 por barril?) para las nuevas explotaciones que cada día logran a punta de ingenio, reducir sus costos de explotación. Estados Unidos es hoy la fuente de mayores desequilibrios en el mercado petrolero porque sus empresas no se someten a los dictámenes del club de los coyotes y aprovechan cualquier oportunidad para aumentar su participación de mercado.

¿Cabe en ese cuadro un retorno de la industria petrolera venezolana? Difícil, muy difícil. Los coyotes como buenos coyotes que son, querrán apropiarse de la cuota asignada a Venezuela y Estados Unidos hará todas las zancadillas necesarias (Se las hizo a Libia, a Iraq y a Irán) para que Venezuela no retome producciones que puedan comprometer los precios que necesita su “shale oil” para ser exitoso. ¿Cómo lo hará? Ya lo dijo Tillerson el Secretario de Estado de Trump: eventuales sanciones (basta el anuncio de sanciones para alejar a cualquier potencial inversionista en el petróleo venezolano).

Rusia y Venezuela

Rusia que es un gran productor de petróleo y que adhirió en su desesperación a los acuerdo del Club de los Coyotes el 2017, poco interés ha de tener en enredarse por salvar a una Venezuela que si restaura su industria petrolera podría contribuir a deteriorar la posición fiscal rusa. ¿Para qué? No quiso cargar Rusia con Ucrania (el muerto viviente del fin del Imperio de la URSS) y ¿vendría al socorro de Venezuela? ¿Con qué fin? Bastante más barato le saldría apoyar a un pequeño país del Caribe si busca tener presencia en el Mare Nostrum de Estados Unidos (Se rumorea lo hace con Grenada) sin cargar con las complicaciones que le podría acarrear Venezuela en virtual quiebra, y el petróleo venezolano.

¿Y China?

La gran economía del Oriente hoy compra petróleo de los iraníes, sus actuales aliados, que pueden abastecer todos los requerimientos del crecimiento chino. Estados Unidos pondría mala cara a los chinos si quisieran entrar en Venezuela, un territorio que está vedado para ellos. Ya tuvieron la experiencia de Libia donde China perdió US$20.000 millones de inversión y tuvo que retirar de urgencia a 30.000 ciudadanos al momento de los bombardeos de Occidente.

¿Aceptaría Estados Unidos la presencia china en lo que considera su “Mare Nostrum”, el Caribe, si ya le parece mal que China desplace sus fuerzas navales por el Mar de la China? ¡EEUU hoy la acusa de imperialismo porque se atraviesa a la fuerzas de portaviones norteamericanas en aguas cercanas al territorio chino!

¿Y la Ayuda de Estados Unidos?

Por ella claman venezolanos convencidos que a este país lo mueven las causas nobles como podría ser la recuperación de la “democracia venezolana” “Wishful thinking”: A Estados Unidos lo mueven sus intereses inmediatos, en este caso el bienestar de su industria petrolera que desafortunadamente para los venezolanos, se beneficia de la tragedia de Venezuela. Lo que va corrido del siglo XXI en Medio Oriente muestra en forma patente que para Estado Unidos los hidrocarburos (gas y petróleo) son fundamentales y dejan en segundo plano cualquier interés por la Democracia, los Derechos Humanos, y la Justicia Internacional. A Libia lo destruyó el bombardeo de los aviones de Estados Unidos. Venezuela se ha destruido sola gracias a la frivolidad y tontería habitual tan extendida en los países latinoamericanos. Llegó a lo que puede ser el punto de no retorno. Una gran desgracia para los millones de ciudadanos que confiaron en sus iluminados dirigentes. Años atrás los podían cambiar. Hoy será imposible detrás de la estela de corrupción y robos. ¿Alguien cree que Maduro y sus secuaces entregarán el poder para que los juzguen como pasa hoy en Brasil con Lula y su mafia?

Venezuela: Un Futuro de Pobreza

Un pronóstico más que probable para una Venezuela que fuera rica y hoy enfrenta “las vacas flacas”: Maduro y sus acólitos por muchos años más en el poder, el país empobrecido al nivel de los más infelices del mundo, emigración masiva (¿Diez millones de ciudadanos?), producción de petróleo a un nivel que dé solo lo suficiente para la subsistencia, Estados Unidos sancionando hasta los gatos venezolanos para que el petróleo venezolano no levante cabeza (con el coro de “virtuosos demócratas” aplaudiendo a rabiar tras cada nueva sanción), los coyotes de la OPEC celebrando el desvanecimiento venezolano, la OEA en reunión tras reunión redactando declaraciones una y otra vez cual de todas más lacrimosas, los europeos (los burócratas de la UE) felices ejercitando con la población venezolana su filantropía y asistencialismo, los venezolanos abrazados de los cubanos para aprender y sobrellevar unidos un largo período de pobreza y de enfrentamiento con Estado Unidos (Cuba después de sesenta año de Revolución ya es maestra de maestras en estas materias).

Narcos a la Vista

Una negra nube aparecerá en el cielo venezolano: la del narcotráfico. Aparecerá como un salvavidas, un antídoto a la desesperación y miseria, una tentación irresistible para las autoridades venezolanas si buscan una salida a un callejón que no la tiene. Será el narcotráfico una ilusión que a poco andar traerá como en todas partes, aún más desgracias a los venezolanos.

Moraleja

El caso de Venezuela resulta ilustrativo para los países que gustan de coquetear con el populismo, una disposición irresistible para los latinoamericanos. ¡Es posible la autodestrucción! Aunque se tenga riquezas en cantidades asombrosas como es el caso de Venezuela. Basta con una dosis de políticos corruptos acompañados por algunos ilusos y una oposición timorata para llegar al borde del abismo. Si se tiene la desgracia de estar en la mira de las grandes potencias es más que probable un empujón de algún poderoso para precipitar la tragedia.

martes, 6 de febrero de 2018

Tillerson en América Latina ¿Diplomacia petrolera?

América Latina, ha sido un continente olvidado por el Gobierno de Trump para desesperación de los analistas internacionales “políticamente correctos”. En estos días sin embargo, es el destino de Tilleron, el Secretario de Estado de EEUU. Una coincidencia curiosa: Tillerson sobrevuela las tierras venezolanas al momento de la explosión petrolera en su país y de la caída hasta ahora sin freno, de la producción de Venezuela

¿Será sincero el interés de Tillerson por la suerte de la democracia venezolana tan vapuleada por los gobierno chavistas? Estados Unidos ha mirado por años con despreocupación la suerte de la que hoy se llama República Bolivariana.

Las experiencias de este siglo XXI con las intervenciones “humanitarias” de Estados Unidos no dan para pensar en gestos filantrópicos de la que se llama a sí misma Nación Excepcional. Un breve recuento de ellas: Iraq vive convulsionado al igual que Afganistán (“la guerra más larga” como la llaman hoy los periodistas de Estados Unidos); Libia fue destruida y hoy es un remedo de país, Siria ha soportado seis años de guerra sangrienta y destructora; Ucrania está más empantanada que nunca con el virtual enfrentamiento con Rusia impulsado por la nunca bien ponderada Victoria Nuland, la jefa de las relaciones de Estados Unidos con Europa durante el Gobierno de Obama; Yemen se ha
convertido en un nuevo polvorín en el Medio Oriente. Nada positivo queda a la hora de un balance sereno de la filantropía norteamericana.

En nuestros días el destino depara sorpresas escalofriantes a los países en los que se detiene la “mirada excepcional” norteamericana. No están claras las razones tras las intervenciones de Estados Unidos; en realidad son un misterio profundo y tenebroso. ¿Quedan aún incautos que crean que se trata de salvaguardar los derechos humanos y la democracia, de proteger a la población civil inerme, o de destruir a movimientos estilo Estado Islámico que viven envueltos en una nebulosa (en la época de la información) ante los ojos atónitos (y ahora incrédulos) del mundo?


  • Las importaciones de petróleo venezolano en EEUU han disminuido gradualmente hasta llegar a un monto casi sin importancia. Representan solamente el 9% de las importaciones totales de petróleo que también han disminuido por el aumento considerable de la producción de EEUU.
  • A comienzos del siglo se situaban entre 1.2 y 1.3 MBD.


Hoy es el turno de Venezuela, la de los desvaríos políticos y económicos, ideológicamente en las antípodas de Estados Unidos. No tuvo empacho ni problemas en exportarle buena parte de su petróleo y Estados Unidos por su parte ni siquiera titubeó al emitir órdenes de compra por petróleo de los tiranuelos Chávez o Maduro. Claro, “business are business” y para Estados Unidos el petróleo de Venezuela era importante en años en que la producción propia se encontraba venida a menos (la mitad de la actual).

Súbito interés de Estados Unidos por problemas de larga data de la democracia venezolana

Tillerson ha venido a nuestro mundo latinoamericano pocos días después que se anunciara que la producción de petróleo de Estados Unidos ha superado los 10 millones de barriles diarios acercándose así a las producciones que históricamente han sido las mayores de ese país. Consecuencias de este hecho: 1) el petróleo venezolano que se consume en EEUU, deja de ser necesario y puede ser reemplazado por las nuevas producciones locales. 2) El difícil andamiaje sobre el que se ha construido el acuerdo de la OPEC para elevar los precio del petróleo, amenaza derrumbare por el repentino e inesperado aumento de la producción de EEUU.

Estados Unidos prácticamente ha duplicado su producción de petróleo a partir del 2012 y se ha puesto a la altura de los dos grandes, Arabia Saudita y Rusia. ¿Cómo ha sido posible esto sin un
colapso permanente del mercado petrolero en el que la demanda crece muy pausadamente?


  • El 2005 la producción de petróleo de Estados Unidos bajó a niveles de menos de un tercio del consumo. El petróleo se hizo entonces un producto estratégico. ¿Alguna sorpresa entonces con la invasión de Iraq? Estados Unidos necesitaba asegurar su abastecimiento para lo cual obviamente era mejor estar presente físicamente con fuerzas militares en el Medio Oriente que estar ausente y distante de la principal área productora de petróleo del mundo.


En primer lugar por la destrucción de Libia a manos de la OTAN, más precisamente por la intervención militar de Estados Unidos (así lo declaró con arrogancia el ex Presidente Obama al autor del reportaje La Doctrina Obama de “The Atlantic”), que casi hizo desaparecer la industria del petróleo en Libia, y que disminuyó la producción de este país entre 1 y 1,5 MBD. Por otro lado, por el caos venezolano (nada más conveniente para los intereses petroleros de EEUU que un gobierno como el de Maduro) que ha reducido la producción venezolana en cifras semejantes a las de Libia. De menor cuantía pero también suman, son los problemas de Nigeria en la que movimientos guerrilleros periódicamente atentan contra instalaciones de su industria petrolera (lo que se podría
llamar un mecanismo de ajuste de corto plazo para balancear desequilibrios entre oferta y demanda en el mercado global del petróleo). También ayudan en esta campaña para mantener a raya la producción mundial de petróleo los problemas causados por las guerras en Siria e Iraq.

Para cuadrar bien las cifras también la OPEC ha contribuido con disminuciones de producción, principalmente en Arabia Saudita a la que le va la vida si no logra sostener un precio relativamente alto del petróleo. Rusia que no es ajena a consideraciones parecidas a las de Arabia Saudita, ha contribuido por su parte con algún recorte a su producción habitual. Al fin de cuentas un 5% de menor producción en ambos países pasa desapercibido si el precio del petróleo sube cerca del 50%. (Así ha sido en los últimos meses)


  • La radiografía de la desgracia venezolana. La producción cayó para colmo de males, pocos meses después de la brutal caída del precio a fines del 2014.
  • El 2017 no marcó un cambio en la tendencia y la producción de petróleo de Venezuela continuó cayendo. Habría cerrado en 1.6 MBD. Así en dos años la extracción de petróleo se ha reducido a la mitad.


Pero el escenario del petróleo no estaría completo sin un control a largo plazo de las ofertas. En ese sentido “la conveniente” aparición del llamado Estado Islámico (¡qué nombre más hollywoodense!)
arruinó el futuro de las licitaciones petroleras de Iraq de las que el Gobierno de ese país esperaba ingenuamente un aumento ¡de 4 MBD a 13 MDB!, y que el gran estudioso del mercado petrolero, el
italiano Leonardo Mauggeri hizo llegar en su estudio del 2012 a solo 7 MBD porque “ …en ese país (Iraq) siempre pasan cosas”. Pero ni el Gobierno de Iraq ni el genial analista italiano acertaron: la
producción petrolera de Iraq todavía no supera los 4 MBD.

Y por supuesto el cuadro de largo plazo necesita que algo pase en Rusia para evitar lo que podría ser un desenfreno, casi una orgía, en las producciones petroleras de su vasto territorio (incluidos por
supuesto los mares en los que Rusia puede explotar petróleo). Y ya pasó. El Ángel de la Muerte en este caso se llama “SANCIONES” y prohíbe el traspaso de tecnología e inversiones y créditos
occidentales a la industria petrolera rusa. No. El petróleo ruso no verá un símil de las gigantescas inversiones occidentales en el desarrollo de los ferrocarriles rusos hace ya más de cien años: el
petróleo ruso está SANCIONADO.

Tillerson y su viaje por Latinoamérica

El Curriculum de Tillerson muestra que es una creatura del petróleo: ex Presidente y Director Ejecutivo de EXXON (¿La mayor petrolera de Occidente?) por diez años, hasta el 2016. Ingresó a ella recién salido de la Universidad en Texas, paraíso tradicional del petróleo de EEUU. Con estos antecedentes el problema de Venezuela le viene como anillo al dedo.

Según CNN Tillerson dijo recién en Argentina: “EEUU considera imponer sanciones petroleras a Venezuela” "Obviamente, imponer sanciones al petróleo, o en efecto prohibir que el petróleo sea vendido en Estados Unidos, o que Estados Unidos venda y provea petróleo desde Venezuela o productos refinados, es algo que seguimos considerando”.

Pobres venezolanos. Estado Unidos ya no necesita su petróleo y peor aún, requiere al igual que los socios de Venezuela en la OPEC, que algún país se sacrifique en aras de mantener el mercado en los niveles de hoy. ¿Venezuela en la misma senda de Libia o de Iraq? La OPEC es un club especial: los socios se alegran y celebran cuando uno de sus pares tropieza y debe abandonar el club.

Las campanas no repican alegremente porque Estados Unidos va al socorro de la institucionalidad venezolana como creen los sesudos analistas latinoamericanos de las relaciones internacionales. En su ingenuidad hasta se abrazan de felicidad porque ya se terminará el escándalo de Venezuela. No, las campanas suenan porque huele a difunto en las tierras del Orinoco.